Dentro del mundo del bien estar con tu físico, hay muchas preguntas, pero creemos que esta es la más frecuente, ya  que, cada persona es un mundo y tiende a acumular la grasa del cuepo en diferentes partes del mismo.

Seguro que has escuchado alguna vez, “para bajar la grasa dela barriga, hago abdominales, no”, “hago tríceps para quitar la grasa del brazo, que cuelga”.

Bueno, pues siento decirte que, si creías que esto era cierto te vas a llevar un chasco.

Un estudio de Katch. F y colaboradores (1983), en el cual se evaluó el efecto de los ejercicios abdominales, tamaño de células adiposas y la adiposidad en 13 sujetos masculinos. El estudio se realizó mediante el método de absorción con agujas.

Conclusión del estudio, se determinó que los ejercicios abdominales no reducen el tamaño de las células adiposas o el grosor de la grasa subcutánea en la región abdominal, es decir, no tienen el efecto de perder grasa localizada.

La grasa se irá perdiendo progresivamente de diferentes partes de nuestro cuerpo, unas costarán más que otras, y esto en parte dependerá de múltiples factores que la persona no puede controlar, lo único que si  se puede controlar es el cómo llegar a perder grasa, y no tanto el dónde.

Cabe recalcar que no es necesario llevar una dieta estricta a la hora de realizar un entrenamiento de fuerza con el objetivo de pérdida de tejido graso, bastará con una buena alimentación.

Además, cabe destacar uno de los grandes beneficios que tiene el entrenamiento de fuerza, como es evitar la pérdida de masa muscular en nuestros mayores. A medida que envejecemos perdemos % de masa muscular, algo que termina siendo muy incapacitante, ya que puede llegar a impedirnos ser capaces de vencer el peso de nuestro propio cuerpo, es decir, no poder levantarse de una silla. A la hora de tener calidad de vida, este tipo de entrenamiento tiene unos poderes que ningún otro fármaco tiene, solo a cambio de constancia.

Abrir chat